“En distintas épocas la idea divina toma diferentes formas, según las necesidades de la humanidad. En esta época toma, más inteligentemente que nunca, la forma de la curación cristiana. Éste es el niño que hemos de atesorar. Éste es el niño que rodea con brazos amorosos el cuello de la omnipotencia, e invoca el infinito cuidado del amoroso corazón de Dios.”

— Mary Baker Eddy, Escritos Misceláneos 370:12

Bienvenidos a Fern Lodge. Estamos muy agradecidos por su interés en la doctrina de sanación de la enfermería de la Ciencia Cristiana. Sentimos que será de ayuda el que compartamos nuestro entendimiento del trabajo que estamos haciendo, de su fundación, substancia y expresión. La declaración de nuestra líder citada arriba nos da una guía en la enfermería de la Ciencia Cristiana, la cual nos esforzamos en mantener en nuestro pensamiento a medida que hacemos nuestro trabajo diario. Hoy en día,  la idea divina que fue demostrada en la vida de Cristo Jesús, toma la forma de curación Cristiana, cuya curación es como un bebe, el cual recibe un cuidado constante de nuestro Padre- Madre Dios. Tenemos que cuidar a este bebe que conocemos como curación. Ese cuidado es lo que llamamos “Enfermería de la Ciencia Cristina”.

Todo cuidado verdadero expresa el cuidado de Dios por el hombre: Todo cuidado verdadero es la manifestación del amor de Dios por Sus hijos. La Fundación para la Enfermería de la Ciencia Cristiana lo pone así: “Puesto que el hombre es el reflejo de su Creador y Dios es Padre-Madre— la fuente de todo cuidado espiritual inspirado— entonces la manifestación humana de los conceptos de enfermería y materialidad es (o debería ser) una expresión del cuidado de Dios”, y “La base de todo cuidado verdadero en la Ciencia Cristiana descansa en el hecho de que Dios cuida del Hombre”.

En una de sus cartas Pablo escribe, “…el testimonio de nuestra conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la graciade Dios, nos hemos conducido en el mundo,…”. De las experiencias de muchos enfermeros y enfermeras con su concienzuda demostración del tierno cuidado del Amor Divino, hemos aprendido algunos de los peligros sobre los que Pablo advierte a los cristianos. No queremos decir que una enfermería apropiada no está relacionada con una nutrición adecuada, con actividad, limpieza, etc. Sin embargo, nos esforzamos por recordar que acciones correctas tienen que surgir de la comprensión de la gracia de Dios y la inspiración que Él proporciona a cada momento de cada día. Los pacientes vienen a Fern Lodge por una o más necesidades de enfermería, de lo que puede parecer ser algo físico o mental. Nuestro deber es ayudar a satisfacer esas necesidades desde nuestra comprensión del siempre-presente cuidado de Dios para con la naturaleza pura y enteramente espiritual del hombre.

Respeto por la individualidad de cada paciente: Los pacientes pueden presentar peticiones específicas acerca de cómo sus necesidades deben ser satisfechas. Tomamos en cuenta amorosamente todas las solicitudes porque respetamos la relación única de cada uno con Dios, y en general nos esforzamos por hacer lo que el paciente pide, siempre y cuando no ponga en peligro a nadie. Si oramos mientras hacemos esto, seremos libres para compartir amorosamente nuevas posibilidades con los pacientes, las cuales pueden no haber sido consideradas por ellos anteriormente. Esta consideración es la oración, la cual esta en contra del análisis de una situación con el propósito de encontrar un método de cuidado práctico y eficaz,  para luego obligar a los pacientes y a algunas/os enfermeras/os a adoptar ese método de atención. Éste es un enfoque que no tiene lugar en Fern Lodge.

Satisfaciendo necesidades humanas básicas: Las necesidades humanas básicas implican estar limpio, vestido y alimentado. Incluyen también relaciones sanas con los demás y un adecuado sentido de movimiento. En cada caso, nuestra meta es asistir a otro a tomar cargo de si mismo apropiadamente, como dice la Sra. Eddy “Para hacerlo, se requiere la influencia pura y enaltecedora de la Mente divina sobre el cuerpo, y el Científico Cristiano cuida tanto mejor de su cuerpo cuanto más lo deja fuera de su pensamiento y, como el Apóstol Pablo, está deseoso más bien de “estar ausente del cuerpo, y presente al Señor”. (C&S 383:6). Para asistir a otro a estar “ausente del cuerpo”, el/la enfermero/a no dejara morar en su pensamiento o conversación condiciones corporales y como satisfacerlas de forma eficiente. Tierno afecto guiará a el/la enfermero/a a decir o hacer solo las cosas que ayudarán al paciente a sentir la presencia del Amor divino, satisfaciendo toda necesidad humana.

Relaciones con los demás: Cada paciente tendrá la oportunidad de relacionarse con otros. Le damos la bienvenida a la familia y a los amigos que vienen a nuestro centro,  y hacemos todo lo que esta a nuestro alcance para alentar estas visitas. Sin embargo, todos los pacientes tendrán momentos de oración en silencio y estudio, solos y sin distracciones.

¿Qué estamos ayudando a los pacientes a hacer, y por qué? Ayudamos a los pacientes con el fin de que puedan ser libres para orar por ellos mismos sin ninguna preocupación excesiva por su condición física o por los quehaceres de la vida cotidiana. Confiamos en que nuestro programa de enfermería es una ayuda para aquellos que buscan curación en la Ciencia Cristiana.

Oración y Estudio: Una de las razones por las que pacientes solicitan la ayuda de una enfermera de la Ciencia Cristiana es para que se les ayude en su deseo de orar por ellos mismos, trabajar con un practiciscta de la Ciencia Cristiana, y tal vez profundizar en su estudio de la Biblia, los escritos de Mary Baker Eddy, y de otras publicaciones de La Iglesia Madre. Para los enfermeros y enfermeras es una gran alegría el poder ayudar a pacientes a orar, leer la Lección Sermón, estudiar, asistir a servicios religiosos, y buscar una visión, inspiración y guía espirituales. Dar la atención necesaria está simplemente destinado a ayudar a los pacientes a quedar libres de preocupaciones excesivas por limitaciones aparentes, miedos, o actividades rutinarias de la vida diaria con el fin de que se sientan capaces de tornarse a Dios de todo corazón, buscando el crecimiento espiritual y la curación.

Respetamos la inspiración de cada paciente en cuanto a cómo orar y estudiar. Por lo general una enfermera no debiera hacer notar o comentar acerca de cuándo, dónde, o cómo un paciente debe realizar estas actividades. Fern Lodge brinda cómodos y bien iluminados lugares de estudio y trata de garantizar que los horarios y las actividades no interfieran con el tiempo que los pacientes tiene para estar en comunión con Dios.

La asistencia de una enfermera puede variar entre el solo hecho de dejar  al paciente por su cuenta, a una participación activa como lo es leer de las Escrituras, los escritos de la Sra. Eddy, la Lección Bíblica, o ayudar con búsquedas en las diferentes publicaciones de la Ciencia Cristiana. Fern Lodge también provee servicios de la Iglesia los domingos, y reuniones de testimonio los jueves, los cuales se llevan a cabo por voluntarios de las iglesias locales de la Ciencia Cristiana. La asistencia de pacientes a estos servicios se recomienda, pero no es obligatoria. Fern Lodge también le pide a cada paciente que reciba tratamiento diario de parte de un practicista de la Ciencia Cristiana.

Una vez más, bienvenidos a Fern Lodge! Valoramos sus ideas, observaciones y cualquier tipo de inspiración con respecto a la práctica de enfermería de la Ciencia Cristiana y el manejo de este centro.