Nuestra Doctrina

Nuestra Doctrina en Enfermería

La Doctrina de Enfermería de la Ciencia Cristiana cumple con la ley de Dios. La practica de la enfermería es una manifestación del Amor, y las/os enfermeras/os reflejan el amor de Dios en el tierno cuidado que ofrecen. Las/os enfermeras/os están felices de responder preguntas acerca de necesidades de enfermería, y ellas/os pueden instruir a otros en el cuidado de pacientes, pues saben que Dios provee la habilidad y la guía necesarias para un apropiado cuidado del enfermo.

Que es un/a enfermero/a de la Ciencia Cristiana?

Científicos Cristianos que ayudan a personas necesitadas a cumplir con las actividades de sus vidas cotidianas están asistiendo con enfermería a su prójimo.

En el evangelio de Mateo (25:31-40) Cristo Jesús ilustra simple pero claramente lo que en nuestras vidas ganara el reino de los cielos. El dice, “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.”, y a continuación nombra actos específicos que son dignos de tal bendición. Estos actos incluyen alimentar a los hambrientos, dar de beber al sediento, acoger al extranjero, dar de vestir al que lo necesite, y visitar a individuos que se encuentran enfermos o en prisión. Estos actos están incluidos en un entendimiento más amplio de lo que llamamos Enfermería.

Mary Baker Eddy escribió el siguiente concejo en el libro de texto de la Ciencia Cristiana, Ciencia y Salud con Clave de las Escrituras: “Lo que más necesitamos, es el deseo ferviente de crecer en gracia, expresado en oración , humildad, amor, y buenas obras,” luego, “Los ricos en Espíritu ayudan a los pobres en una gran hermandad, teniendo todos el mismo Principio, o Padre; y bendito es ese hombre que ve la necesidad de su hermano y la satisface, procurando su propio bien beneficiando a otro”(C&S 4:3-5; 518:15-19). Las buenas obras que suplen las necesidades de nuestros hermanos y hermanas pueden muy bien ser comprendidas como actividades de enfermería. Estos individuos que aman y proporcionan cuidados, que están siempre dispuestos y disponibles para dar cualquier tipo de ayuda que se necesite en cualquier circunstancia que requiera de asistencia humana, se llaman a si mismos/as enfermeros/as de la Ciencia Cristiana.

El cuidado brindado por un/a enfermero/a de la Ciencia Cristiana puede incluir alguno o todos los siguientes: asistencia al vestir y bañar, limpieza; asistencia con las comidas (incluyendo preparación especial y alimentación); limpieza y cubrimiento de heridas; asistencia en todo lo referente a movilidad; asistencia con la comunicación, incluyendo el contacto con un practicista de la Ciencia Cristiana que se encuentre proveyendo tratamiento mental a través de la oración; ayudando con el estudio de la Ciencia Cristiana y leyendo literatura de la Ciencia Cristiana con la meta de elevar el pensamiento del paciente para estar receptivo al tratamiento dado.

Cualquiera que sea el cuidado proporcionado por enfermeros/as de la Ciencia Cristiana, estos Científicos Cristianos deben siempre trabajar desde el punto de vista de la completa e inquebrantable fe y confianza en Dios, “el cual sana todas sus dolencias”. Los/as enfermeros/as de la Ciencia Cristiana no se preocupan por enfermedades, limitaciones o condiciones físicas, por el contrario, afirman firmemente su pensamiento en que el hombre es la imagen de Dios, y por lo tanto es puro, perfecto y completo. Los/as enfermeros/as de la Ciencia Cristiana esperan curaciones como resultado de su trabajo mental y espiritual.

La instrucción, entrenamiento y experiencia de los enfermeros/as de la Ciencia Cristiana están totalmente dentro del sistema educativo de la Ciencia Cristiana el cual no incluye formación médica. Los/as enfermeros/as de la Ciencia Cristiana que han demostrado su competencia pueden anunciar sus servicios en la publicación de la Iglesia  The Christian Science Journal.

Haga click aquí para saber más acerca de cómo contactar a un/a enfermero/a de la Ciencia Cristiana.